Twitter response:

Full Width

APRENDER A TENER PACIENCIA.
APRENDER A TENER PACIENCIA.

Estoy convencida de que una de las virtudes que hemos olvidado como sociedad es la de la paciencia. La gran velocidad a la que se mueve el mundo, hace más difícil que podamos ser pacientes, y la falta de ella puede poner en riesgo nuestras metas. 

La paciencia permite vivir en el tiempo sin maltratarlo, ni perderlo, ni romperlo. Nos enseña a saber esperar y es una de las mayores conquistas como ser humano.  Nos enseña a saber aguantar la demora con tranquilidad. Perder la paciencia, quiere decir que no sabemos vivir con el tiempo de los demás ni con el nuestro. 

 Es una virtud que como padres debemos inculcar a nuestros hijos.  Hará que estos aprendan a valorar el transcurso natural de tiempo y respetar al prójimo.  Es una forma en la que los hijos logran enfrentar situaciones y obstáculos. 

La paciencia es básica para que nos definamos y nos propongamos objetivos y metas. 

La paciencia es un aliado más para eliminar el impacto que tiene sobre nosotros el gran enemigo de la actualidad: el estrés.  Ser paciente ayuda a chicos y grandes a eliminar tensiones y malestares o incomodidades que llegan cuando hay una complejidad frente a nosotros mismos.

A su vez, la paciencia puede ayudar a que se forjen otras virtudes, tales como la solidaridad, el respeto, la templanza, la empatía y la perseverancia.

Consejos para promover la paciencia en tu vida:

  1. Detecta qué es lo que te hace perder la paciencia. Autoanalízate y determina cuáles son aquellas cosas o situaciones que te generan esta sensación.  Al conocer sus causas, tendrás más herramientas para enfrentarlas, eludirlas y, eventualmente eliminarlas. 
  2. Reconoce que no tienes control sobre todo.  Comprende que hay cosas que no puedes controlar y que si te quejas o enojas saldrás perdiendo.
  1. Disfruta del momento. Concibe cada momento en tu día como una oportunidad de pasar un rato placentero.  Concéntrate y disfruta el tiempo presente.
  1. Ve el lado bueno de la impaciencia. Esta no tiene por qué ser exclusivamente negativa. La inquietud puede ser el impulso inicial que despierte un proceso creativo. Cada vez que te impaciente algo, deja volar tu imaginación.
  1. Busca formas alternativas de descargar tu ansiedad. Es importante que tu cuerpo y tu mente liberen el estrés y la ansiedad. Realiza algún tipo de ejercicio físico o actividades que te ayuden a estar más tranquilo.
  1. Evade la lógica de la inmediatez. Entiende que la vida es un proceso que implica constantes cambios. La felicidad instantánea no existe. Conseguirla requiere de esfuerzo, constancia y de la habilidad para equivocarse y no tener miedo a volver a intentar. 

Normalmente queremos que todo ocurra rápido, pero perdemos de vista que resolver las dificultades cotidianas de manera desesperada sólo brinda soluciones superficiales que, en poco tiempo, pueden generar problemas mayores. 

¿Qué tan paciente eres?  ¿Qué tan impaciente eres? Recuerda, que las metas, objetivos y sueños se logran poco a poco, con perseverancia y muchísima paciencia.

LUCIA LEGORRETA DE CERVANTES.  Presidenta Nacional de CEFIM, Centro de Estudios y Formación Integral de la Mujer.  cervantes.lucia@gmail.com www.lucialegorreta.com.  YouTube   LuciaLegorretaOFICIAL.     Lucy_Legorreta lucialegorretadecervantes

NAVIDAD: ¿felices o no tan felices fiestas?
NAVIDAD: ¿felices o no tan felices fiestas?

Las fiestas de Navidad y fin de año significan días de descanso, brindis, cenas, regalos y reencuentros con familiares y amigos.    Son la celebración de todo lo bueno vivido durante el año, los logros obtenidos y el crecimiento experimentado. 

Sin embargo, muchas personas se entristecen a tal grado que prefieren alejarse de los demás; o bien, por otras razones, deciden no unirse a los festejados.

La Dirección General de Salud Mental de la Secretaría de Salud reporta que durante los últimos y los primeros días de cada año se incrementan los casos de depresión y suicidio en México.

Entre los factores que inciden en esta tendencia están los de “tipo biológico, los sociales, antecedentes personales y los que son producto de acontecimientos de la vida como el cambio de año”. Existe también la llamada depresión estacional o trastorno afectivo estacional, que es la causada por la falta de luz natural en el invierno.   

Existen otras causas que provocan que no todas las personas perciban como gratos estos festejos, tales como:

  • Diferentes creencias religiosas:  que los lleven a querer festejar de forma diferente.
  • Pérdida de un familiar por muerte, separación o por viaje, sobre todo si sucedió durante el año que está por terminar.
  • Problemas financieros y-o pérdida de empleo.
  • Conflictos y disgustos con los familiares, o con los que habitualmente se realizan las reuniones.
  • Considerar estas fechas como sólo un producto del consumismo.
  • Temperamento y personalidad que llevan a algunas personas a abstenerse de los festejos por sentirse incómodas en ellos.
  • Vacío existencial por metas y objetivos personales o profesionales no cumplidos.
  • Es estrés que genera dar regalos y el gasto implícito; las multitudes en los centros comerciales y la presión de agradar a los seres queridos.
  • El constante bombardeo de los medios de comunicación por fomentar la unión familiar, la comprensión, la paz y muchos aspectos no se siempre se pueden o desean conseguir.

Todo festejo voluntario tiene sentido y es gratificante mientras no sea forzado.   Lo esencial es respetar las decisiones de quienes no quieren convivir.

Algunas sugerencias para este diciembre e inicio del año:

  • Asume expectativas realistas acerca de ti y de los demás.  
  • No accedas a más de lo que realmente puedas hacer y no permitas que otros te impongan demasiadas exigencias.
  • Elabora un plan para esta época y organiza actividades agradables y diferentes.
  • Comparte lo que sientes con los demás.
  • No permitas que las celebraciones interfieran con tu rutina de alimentación, ejercicio y descanso.
  • Evita consumir bebidas alcohólicas en exceso.
  • Simplifica tus tradiciones y mejor goza los momentos.
  • Sino tienes con quien compartir las fiestas, ofrece tu ayuda como voluntario y ayuda a otros.
  • Fíjate en lo bueno de la vida, en tus bendiciones y cultiva el espíritu de agradecimiento.

Con todo mi cariño te deseo que tengas una muy feliz Navidad agradeciendo cada momento que compartimos juntos durante este año.   ¡Un fuerte abrazo y lo mejor para ti y tu familia!

LUCIA LEGORRETA DE CERVANTES.  Presidenta Nacional de CEFIM, Centro de Estudios y Formación Integral de la Mujer.  cervantes.lucia@gmail.com www.lucialegorreta.com.  YouTube   LuciaLegorretaOFICIAL.     Lucy_Legorreta lucialegorretadecervantes

LA MÚSICA EN NUESTRA VIDA
LA MÚSICA EN NUESTRA VIDA

¿Te has puesto a pensar el papel que juega la música en tu vida?  Es un arte que nos acompaña y que ha dejado rastros de su presencia desde las primeros pasos del ser humano sobre la tierra.

Nos acompaña en todo momento: mientras trabajamos, nos transportamos, en nuestro hogar o con los amigos.

La música tiene un gran poder en el ser humano porque lo conecta con su faceta espiritual. Se interpreta con instrumentos y se escucha con los oídos, pero va mucho más allá de ondas sonoras.

Es por ello, que hoy quiero compartir contigo los grandes beneficios que nos da el integrar la música a nuestra vida diaria, basados en diversas investigaciones:

  • La música te hace más feliz: ya que tu cerebro segrega dopamina, el neutrotrasmisor encargado de la felicidad.
  • Mejora tu rendimiento físico: está comprobado que quien corre o anda en bicicleta con música, pueden llevar a un nivel superior su rendimiento.
  • Reduce el estrés y mejora la salud: escuchar la música que te gusta disminuye los niveles de cortisol, la hormona producida por el estrés, que a su vez genera muchas de nuestras enfermedades.
  • Ayuda a dormir mejor: gran cantidad de personas sufren de insomnio. Estudios han demostrado que quienes escuchan música clásica 45 minutos antes de dormir, lo hacen mucho mejor.
  • La música reduce la depresión: música clásica o tranquila puede beneficiar a los pacientes con síntomas depresivos.
  • Te ayuda a comer menos: un estudio de la Universidad de Georgia demostró que suavizar la iluminación y la música mientras las personas comen, los lleva a consumir menos calorías y a disfrutar más sus comidas.
  • Mejora tu humor mientras manejas: estudios han demostrado que escuchar música tranquila y que te guste reduce el mal humor para llegar a tu destino.
  • Fortalece la memoria y el aprendizaje: te puede ayudar a aprender y a recordar información.
  • La música relaja a los pacientes antes y después de una cirugía y disminuye su ansiedad.
  • Reduce el dolor: en la Universidad de Drexel, Phil., se encontró que la musicoterapia reduce el dolor más que los tratamientos estándares de cáncer en los pacientes. Una vez más: clásica, tranquila y que le guste a la persona.
  • Ayuda a los pacientes de Alzheimer a recordar: pueden recordar quienes son poniéndoles su música favorita.
  • La música ayuda a la recuperación de pacientes que sufrieron accidentes cerebrovasculares
  • Las lecciones de música incrementan tu coeficiente intelectual y tu rendimiento académico
  • La música mantiene tu cerebro saludable en la tercera edad, tanto tocar un instrumento como escucharla.

Seguramente has escuchado del llamado efecto Mozart, a la serie de beneficios que produce el hecho de escuchar la música compuesta por este gran compositor.

Ya sea a Mozart o a otros compositores, te invito a escuchar cada día música clásica, tranquila, que te guste y te lleve a aprovechar de esta gran cantidad de beneficios que se han comprobado mejoran la calidad de tu vida.

La música es un lenguaje universal de comunicación entendido por todos que conecta los continentes y supera distancias y culturas.  ¡Disfútala y hazla parte de tu vida!

LUCIA LEGORRETA DE CERVANTES.  Presidenta Nacional de CEFIM, Centro de Estudios y Formación Integral de la Mujer.  cervantes.lucia@gmail.com www.lucialegorreta.comYouTube  LuciaLegorretaOFICIAL.    Lucy_Legorretalucialegorretadecervantes

Las Caras del Egoísmo
Las Caras del Egoísmo

Aunque la connotación que le damos al egoísmo es negativa, quiero decirte que es algo necesario en nuestras vidas. Es por ello que hoy, vamos a analizar las diferencias entre las formas de egoísmo para disfrutar de las relaciones con los demás.

Al pensar pensar en una persona egoísta, se nos viene a la mente alguien que presta demasiada atención a sus propios deseos, necesidades y bienestar y no toma en cuenta a los demás.

Las conductas egoístas se describen como inmorales, ya que una buena persona piensa en los otros primero: si quieres ser feliz en tu vida, ayuda a alguien. Es considerado como uno de los peores defectos del ser humano.

Sin embargo, hay otra clase de eogísmo que no busca el propio placer a cualquier coste, sino cubrir las propias necesidades, para desde nuestro bienestar, poder ser útiles a los otros.  Estas son las razones para fomentar el llamado egoísmo en positivo que:

  • Mejora las relaciones sociales: contrariamente a lo que se pueda pensar, mirar por los propios intereses clarifica las relaciones con los demás. La gente tiene más dificultades para manipularte o aprovecharse de ti, si eres egoísta. Establecer límites significa saber donde termina tu espacio, y donde comienza el de la otra persona.
  • Facilita el vínculo sentimental: dado que respetar prioridades es un signo de madurez, las relaciones sentimentales que funcionan no son las que dos medias naranjas tratan de llenar lo que les falta, sino las de dos naranjas enteras. Es decir, dos adultos maduros que cuidan de sí mismo como tales y saben disfrutar del otro.
  • Potencia el liderazgo en el entorno laboral, ya que la persona es segura de si misma y no quiere renunciar a sus objetivos.
  • Beneficia la salud: escuchar las propias necesidades implica también cuidar del cuerpo, de las horas de sueño, alimentación, ejercicio, etc.
  • Promueve la felicidad: si eres consciente de lo que eres, de lo que te gusta, y aprendes a comunicarlo a los demás, serás una persona más dichosa. Ponerte en primer lugar, no es una cualidad negativa, es tu obligación para cuidar de ti mismo y obtener lo que necesitas para darlo a los demás.

La otra cara del egoísmo positivo es el egocentrismo, que es malo tanto para la persona como para quienes la rodean. La persona vive metida tanto en sí misma, es incapaz de empatizar con quienes le rodean. El ego ocupa tanto espacio que apenas se deja sitio para los demás.

Esta cara del egoísmo lleva a la persona a construir una personalidad victimista y reactiva, quejándose o culpando siempre a algo o a alquien cuando las cosas no salen como uno esperaba.  Esto tiene como consecuencia grave una sensación de vacío e insatisfacción, y por lo tanto de infelicidad.

Etimológicamente, la palabra egoísta procede del latín ego, que significa YO.  Lo cierto es que ser egoístas no es bueno ni malo, es necesario. Necesitamos pensar en nosotros mismos para sobrevivir física y emocionalmente.

Y de esta manera, estar preparados para dar lo mejor de nosotros a los demás.

 

LUCIA LEGORRETA DE CERVANTES.  Presidenta Nacional de CEFIM, Centro de Estudios y Formación Integral de la Mujer.  cervantes.lucia@gmail.com www.lucialegorreta.comYouTube  LuciaLegorretaOFICIAL.    Lucy_Legorretalucialegorretadecervantes

 

REACCIONES ANTE LA INFIDELIDAD
REACCIONES ANTE LA INFIDELIDAD

De las situaciones más duras y difíciles que una pareja puede afrontar es la de la infidelidad, y tristemente cada vez más común. Hoy quiero platicar contigo las diferentes reacciones que puede tener un hombre o una mujer al descubrir una infidelidad por parte de la persona amada.

PERDIDA DE INOCENCIA:
Cuantas veces pensamos o decimos: mi pareja nunca me engañará. Estimamos que la probabilidad de ser víctimas de un suceso desagradable es menor que la de otras personas. Tenemos tendencia a sentirnos invulnerables. Y en el tema de la pareja, también. Por eso cuando uno se entera del engaño, el golpe es tan duramente inesperado y te das cuenta que ese amor no era tan especial. Se mira a la pareja y no se le reconoce, miras hacia atrás y no sabes que ha sucedido; todo cambia. Se lástima el ego.

INTERPRETACIONES SIMPLISTAS:
Los humanos necesitamos entenderlo todo. La infidelidad es compleja y encierra muchas emociones. Queremos entender el porqué, y esto no es fácil. A veces ni el propio infiel sabe porqué lo ha hecho. Queremos encontrar la lógica en el mundo emocional y ahí no la hay.

Una de las explicaciones simplonas que se da a la infidelidad es la falta de amor. El amor y la fidelidad no siempre van de la mano. Así que debemos valorar y sopesar la importancia que se le da a los dos aspectos por separado.

CULPA.
La mente también nos lleva a buscar un único responsable. A veces se acusa al infiel; otras, a la tercera persona, y otras, a uno mismo. La infidelidad no duele sólo por el engaño, oscurece porque levanta una tapa que deja salir muchos complejos y situaciones ocultas. A quienes rápidamente buscan a otra persona o perdonan a quien les ha engañado al instante, sienten prisa por tapar lo sucedido y desaprovechan la ocasión para mirar hacia dentro de uno mismo y aprender de lo sucedido.

LA REVANCHA.
Una reacción ante el engaño es la venganza. Pagar con la misma moneda. No son pocos los engañados que se lanzan a buscar un amante para desquitarse. En el fondo la estafa se siente no tanto porque la pareja se ha ido con otra persona y nosotros no, sino porque el/ella ha sido feliz, mientras la otra persona cuidaba la relación. La mejor venganza NO es ir a buscar un sustituto, sin ser felices.

PARANOIA Y ESPIONAJE.
Al darse cuenta que la persona que se tiene delante es capaz de mentir, se enfoca la realidad de forma distinta. Se puede vivir una paranoia; controlar se puede convertir en una obsesión. Aunque la pareja prometa no volver a ser infiel, la vigilancia eterna es una opción que nos convertirá en desgraciados. La única salida es la confianza…no en la otra persona, sino en nosotros mismos. Confiar en que, si en el futuro vuelve a engañar, sabremos afrontarlo. En lugar de invertir en estrategias de vigilancia, la mejor salida es hacerlo en uno mismo, en las fortalezas de cada uno.

FORTALECIMIENTO.
Cuando el acercamiento es sincero, la relación, lejos de romperse, ser fortalece, siempre y cuando esta nueva proximidad se riegue para que no quede en un mero espejismo.

EL PERDON.
Es el único final feliz de una infidelidad. Perdonar no significa forzosamente reconciliarse. Se puede perdonar y seguir; se puede perdonar y romper. Disculpar significa hacerse un regalo a uno mismo, el mejor regalo que nos podemos dar. Quitarse el resentimiento de encima. Resentimiento es volver a sentir, acordarme una y otra vez. El resentimiento no superado convierte a la infidelidad en un dolor crónico. Perdona significa pasar la página. No es algo que se pueda hacer instantáneamente. El dolor inicial no lo quita nadie. Para superar el resentimiento, para pasar la página, se debe subir un escalón, hay que mirar la situación desde más arriba. Comprender la naturaleza humana y asumirla. ¿Y por qué no? Pedir ayuda espiritual y profesional para poder perdonar sinceramente a esa persona y poder continuar la vida juntos. No es fácil superar una infidelidad, pero con el perdón estoy convencida de que puede lograrse. Conozco a parejas que lo han logrado y ahora son felices.

LUCIA LEGORRETA DE CERVANTES. Presidenta Nacional de CEFIM, Centro de Estudios y Formación Integral de la Mujer. cervantes.lucia@gmail.com www.lucialegorreta.com. YouTube LuciaLegorretaOFICIAL. Lucy_Legorreta
lucialegorretadecervantes

LOS JEFES “INDESEABLES”
LOS JEFES “INDESEABLES”

Leí esta frase de Charles Maurice muy cierta:  Es más temible un ejército de cien corderos guiado por un león, que un ejército de cien leones guiados por un cordero.

 

Una reconocida firma de consultoría realizó una encuesta entre profesionales para que calificaran a sus directivos, y entre los modelos de líderes más criticados estaban los siguientes.

  1. El irrespetuoso y prepotente: es aquel que humilla a sus empleados en público, se expresa a gritos y es vanidoso. Esta clase de dirigente consigue mantener el orden, pero no inspira ni motiva a sus subordinados.
  2. El que no escucha: bastante común.  No se puede dialogar con él o ella porque solo se escucha a sí mismo.  A menudo vive las aportaciones de su equipo como un peligro para su gestión.
  3. El que es incapaz de apoyar a su equipo. Por miedo o por falta de personalidad, da la espalda a sus empleados cuando los debe defender ante un gran sentimiento de desazón en el grupo.
  4. El que se cierra en su oficina. No le gusta relacionarse con los empleados y, cuando habla, parece que lo hace en otro idioma. Vive en un mundo de cifras o abstractos objetivos, lejos de la realidad de su equipo.
  5. El que no sabe lo que quiere. Es un depredador terrible para el equilibrio psicológico de su gente, el líder que cambia constantemente de opinión o no da instrucciones claras arrastra a los suyos hacia la deriva.
  6. El líder blando: quiere quedar bien con todo el mundo y no se enfrenta a los conflictos, lo que genera desánimo y frustración en su equipo.  Hay apatía de los empleados, fricciones entre ellos, sentimiento de inutilidad y de pérdida de tiempo, lo que conduce a aplicar la ley del mínimo esfuerzo.   Los problemas no solo los evita, sino que los retrasa.

El liderazgo efectivo es el jefe que actúa como un entrenador que dirige así a su equipo:

  • Trasmite unos objetivos comunes y un estilo claro que da identidad.
  • Escucha a cada uno de los jugadores y se asegura de que entienden el funcionamiento del sistema. Aprovecha sus virtudes individuales para el juego colectivo.
  • Actúa de juez ante cualquier conflicto que se desata en el grupo y procura que no salga del vestidor.
  • Cuando uno de los jugadores es irrecuperable y afecta el rendimiento general, lo aparta para que no intoxique el tono general del equipo.

 

Los extremos son malos, pero más que ser un jefe duro o blando con sus empleados, se debe hablar del líder justo o injusto. No sirve de nada un líder blando pero injusto; a la mayoría de los empleados no les importa que su líder sea duro, siempre que proceda con justicia y dé a cada uno lo que le corresponde.

La clave es actuar con justicia y reconocer los méritos de los demás.   Establecer un objetivo común y volar todos en la misma dirección. Esta es una lección que no solo debe aplicarse a los jefes o jefas con empleados.   También los papás debemos ejercer una autoridad motivadora e inteligente con nuestros hijos.

¿Eres un buen jefe?   ¿Tienes un jefe indeseable?.  Y pregúntate muy sinceramente: ¿eres buen papá o más bien un papá indeseable?

 

LUCIA LEGORRETA DE CERVANTES.  Presidenta Nacional de CEFIM, Centro de Estudios y Formación Integral de la Mujer.  cervantes.lucia@gmail.com www.lucialegorreta.comYouTube  LuciaLegorretaOFICIAL.    Lucy_Legorretalucialegorretadecervantes

HIPERPATERNIDAD
HIPERPATERNIDAD

¿Has escuchado este término? Yo hasta hace poco: es el título del libro de Eva Millet, escritora española refiriéndose a la sobreprotección de unos hijos que se han convertido en el dentro de las familias del siglo XXI.

Acompaña al nombre del libro la frase: del modelo mueble al modelo altar, hemos pasado de tener hijos mueble,a los que hacíamos poco caso, a tener hijos altar, a quienes veneramos. Me pareció interesante esta descripción, y es por ello que comparto contigo hoy las ideas principales de esta autora.

Una nueva generación de padres practica la hiperpaternidad, un modelo de crianza que se caracteriza por la sobreprotección de unos hijos que se han convertido en el centro de las familias del siglo XXI. ¿Te preguntarás porque los padres de ahora somos más protectores? Una de las razones es demográfica, las familias mexicanas tienen un promedio de 2.1 hijos por mujer, en la Ciudad de México este promedio baja a 1.7, por lo que este niño o niños se vuelven el centro de atención y de la vida de los padres.

Es un cambio fuerte que se ha dado en las últimas generaciones, mis papás tuvieron seis hijos, yo tengo cuatro y probablemente mis hijos menos que cuatro. Las familias eran más extensas y todos, abuelos, tíos, primos, participaban en la educación. Ahora no, el modelo está blindado y no aceptamos comentarios ni críticas de los demás. Claro que para nosotros como papás nuestros hijos son super especiales, pero no para todo el mundo, tienen que acostumbrarse a que no son el centro del Universo. Hay una competencia entre padres: los niños son ahora signo de estatus; son una proyección de ti mismo y sus metas son las tuyas. Todo tiene que ser perfecto: la casa, el coche, los dientes, el niño.

Ahora bien, ¿cómo son los llamados hiperpadres? Se caracteriza por una atención excesiva a los niños y una constante
supervisión. Los padres resuelven sistemáticamente los problemas a sus hijos y esto tiene consecuencias, porque los estás haciendo menos autónomos. Otra característica es justificarlos continuamente y estimularlos precozmente. Hay una tendencia a intentar que los niños lo hagan todo lo antes posible para que sean super niños. Pero esto tiene sus consecuencias. Estamos quitándoles a los niños lo más importante de la infancia, que es el tiempo para jugar, no tienen tiempo para aburrirse, y como ya lo hemos platicado en otra ocasión, del aburrimiento puede salir la creación. Encontramos a padres inseguros porque hay sobre oferta de métodos y experiencias que el niño tiene que vivir, y esto supone un estrés añadido, ya que no pueden quedarse en casa un fin de semana sin hacer nada, y créanme, a veces es lo que los niños piden.

 

¿Quieres saber si te has convertido en un hiperpadre o una hipermadre? Hay dos señales: Una, si no eres capaz de observar a tu hijo sin intervenir a la primera oportunidad. Y otra es cuando se habla en plural de los hijos: hoy tenemos examen, nos reprobaron, sacamos diez en matemáticas. Los hiperpadres también intervienen mucho en la escuela. Está bien que se involucren en ella y que colaboren, pero tienen que saber cuáles son sus límites. El problema es que a menudo termina en exigencia y enfrentamiento. ¿Y cuales son las consecuencias o los peligros de esta actitud? Estamos educando niños con una visión muy centrada en sí mismos. Niños débiles que nunca han aprendido a resolver sus problemas, porque nunca les has dado la oportunidad ni las herramientas, y ante cualquier problema se desmoronan.

Al estar tan protegidos son inseguros y tienen muchos miedos: a dormir con la luz apagada, de comer cosas nuevas, de hacer nuevos amigos.

¿Qué hacer para revertir la hiperpaternidad?

Consiste en la sana desatención de los hijos. Como padres nuestrotrabajo es estar pendientes de los hijos, pero sin intervenir a la primera ni hacer un drama. Si la niña no está desganada no quiere decir que tenga anorexia; y si un día no lo dejan jugar fútbol no es bullying. Cuando el niño sale de la escuela no le tienes que cargar la mochila, si pesa, sácale un par de libros. Y también déjale de preguntarle todo: ¿quieres dormir?, ¿quieres comer?, ¿qué quieres hacer?

Hay la idea de que la familia es una institución democrática y no, la familia es una jerarquía: los padres arriba y los niños abajo. Todos participamos, pero no podemos hacer lo que ellos quieran. Y recuerda esta sabia afirmación: toda ayuda innecesaria es una limitación para el que la recibe.

LUCIA LEGORRETA DE CERVANTES. Presidenta Nacional de CEFIM, Centro de Estudios y
Formación Integral de la Mujer. cervantes.lucia@gmail.com www.lucialegorreta.com.
YouTube LuciaLegorretaOFICIAL. Lucy_Legorreta
lucialegorretadecervantes

EL SENTIDO COMÚN…EL MENOS COMÚN DE LOS SENTIDOS
EL SENTIDO COMÚN…EL MENOS COMÚN DE LOS SENTIDOS

Al leer e investigar sobre este tema, encontré la misma afirmación una y otra vez: el sentido común, el menos común de los sentidos. ¿En que consiste el sentido común?

Podríamos decir que es lo que la gente piensa a nivel general sobre un tema en particular. Es como una especie de acuerdo natural que las personas hacen sobre algo. Es una forma de juzgar razonablemente las cosas, sin necesidad de que una determinada información esté comprobada cientificamente; lo único que importa es que la mayoría de las personas lo considere cierto.

Al escritor Josep Pla, maestro en sentido común, le preguntaron unavez cuál era el secreto de una buena economía. Su respuesta fue simple y profunda: si tienes dos y gastas dos, vas bien. Si tienes dos y gastas tres, entonces no vas bien. Probablemente has escuchado de frases tales como: más vale permanecer callado y parecer ignorante, que abrir la boca y confirmarlo o bien: antes de hablar, asegúrate que lo que vas a decir es más importante que el silencio. La clave de todo se encuentra en el sentido común. No es que sea un sentido del organismo como el de la vista, el oído, el tacto, olfato o gusto. Pero en cierto modo, si es similar a lo que popularmente se denomina el sexto sentido.

El entrenamiento de este sentido, permite agudizar y desarrollar un potencial elevado de su empleo en todos los órdenes de la vida. Inicialmente debemos cultivarlo, trabajar constantemente en refrenar nuestros ímpetus. A base de repetir este proceso, podemos reeducar a nuestro cerebro para enseñarle a respetar unas sencillas reglas que son la clave para desarrollar en forma innata una respuesta controlada y equilibrada de sentido común.

¿Cuáles son estas reglas?

– No todo lo que funcionó anteriormente volverá a funcionar de nuevo.
– La realidad es cambiante y la respuesta que hay que aplicar debe actualizarse
– La escucha activa es una potente herramienta de aprendizaje y enriquecimiento personal y de los demás.
– La precipitación es la peor consejera, las decisiones no deben tomarse en caliente, es mejor reposarlas; seguramente, tras un periodo de maduración la respuesta será diferente o tendrá matices más enriquecedores. Ser prudente.
– Todas las situaciones tienen múltiples factores que debemos conocer antes de lanzarnos a opinar, que podemos acertar en un aspecto y errar en tres.
– No juzgar a través del ego: si contemplamos los acontecimientos a través de nuestros prejuicios, opiniones e ideas preconcebidas, nos equivocaremos. Cuanto más objetiva sea nuestra visión, más realistas seremos.
– Huir de las ilusiones: es inevitable desear que las cosas sucedan según nuestra conveniencia, pero la experiencia demuestra que muchos acontecimientos no están bajo nuestro control. La persona con sentido común sintoniza con el rumbo que siguen las cosas, es decir fluye con ellas.

El sentido común también depende de no complicar excesivamente una situación, de aplicar experiencia, conocimiento general y de confiar en que determinadas premisas sean válidas para situaciones futuras.

Que NO es el sentido común: la aplicación sistemática de respuestas o comportamientos ante situaciones idénticas o similares. Esto lo puede hacer una computadora y aporta un valor importante cuando es repetitivo en series largas, lo mismo que en un hombre. Sin embargo, lo que no puede hacer la computadora, es realizar análisis de situaciones no programadas ni vividas anteriormente, ponderar la importancia de los factores que interactúan entre si dentro de esa nueva realidad y generar una respuesta acertada o no acertada. Eso no puede hacerlo.

Nosotros, podemos a través del desarrollo de nuestro sexto sentido, desarrollar una habilidad, que pueda materializarse en respuestas instintivas, ante situaciones diversas en la que se interrelacionan diferentes aspectos. La respuesta será certera o errónea en ocasiones, pero cada vez serán menores las segundas.

Este sentido común, que hoy en día es el menos común de los sentidos, es esencial para aspectos relacionados con el liderazgo, la toma de decisiones, resolución de conflictos y problemas; relaciones de pareja y familiares. En fin, debe formar parte de nuestra vida. ¿Tienes sentido común? Si te falta, te invito a empezar hoy a trabajarlo.

LUCIA LEGORRETA DE CERVANTES. Presidenta Nacional de CEFIM, Centro de Estudios y
Formación Integral de la Mujer. cervantes.lucia@gmail.com www.lucialegorreta.com.
YouTube LuciaLegorretaOFICIAL. Lucy_Legorreta
lucialegorretadecervantes

¿QUÉ ES EL TECHO DE CRISTAL PARA LAS MUJERES?
¿QUÉ ES EL TECHO DE CRISTAL PARA LAS MUJERES?

Seguramente has escuchado hablar del techo de cristal, y hay quien afirma que puede ser hasta de acero. Veamos a que se refiere este término.

El techo de cristal representa un obstáculo para el crecimiento y presencia de las mujeres en las organizaciones. Son normas no
escritas al interior de una empresa que dificulta a las mujeres para que puedan ocupar puestos de alta dirección.

Es una metáfora que designa un tope para la realización de la mujer, que puede deberse a estereotipos que se han aprendido, a la
costumbre de que los puestos sean ocupados por hombres, o bien a que la mujer tenga una baja autoestima, inseguridad o miedo. Una realidad es que los mejores años para ser madres coinciden con los mejores años para el desarrollo profesional. Surge entonces un conflicto entre formar una familia y trabajar, la mujer debe elegir que hacer en ese momento de su vida.

Ahora bien, cada vez más empresas están experimentando los beneficios de eliminar este techo de cristal. Esta comprobado que quienes tienen mayor igualdad entre hombres y mujeres gozan de niveles más altos de crecimiento y mejor desempeño. Estudios realizados por la ONU, arrojan datos estadísticos que demuestran que la incorporación de mujeres en todos los niveles son un buen negocio para las empresas no solo porque ellas representan el 64% de las decisiones de compra, sino porque su creatividad, visión y gestión han comprobado ser benéficas y generar resultados para las
compañías.

Algunas de las medidas concretas que se han ido estableciendo son las siguientes:
– Contar con cuartos de lactancia bien equipados: se supone que está reglamentado, pero muchas empresas no lo hacen. Cuando se cuenta con ellos, se facilita de forma inmediata que las madres trabajadoras puedan tener un mejor balance entre su vida profesional y personal, simplemente por el hecho de que puede hacerse el proceso de lactancia en la zona de trabajo, de
una forma digna, saludable y adecuada.
– Servicios de guardería. Los centros corporativos deben firmar convenios con guarderías de la zona, o tener la suya propia. Cuando lo hacen además de que obtienen un descuento para los colaboradores, le dan tranquilidad a las madres de que sus bebés están cerca y pueden visitarlos.
– Ampliar en período de maternidad/paternidad/adopción: asumir estas licencias como una inversión y no como un gasto. Dar un poco más de lo que establece ley, y permisos para cuando su hijo se enferma o tiene que acudir a un festival a la escuela ha demostrado que hace que los trabajadores regresen con más gusto y agradecidos al trabajo.
– Políticas de sensibilización: se trata de platicar con los líderes de la organización sobre lo importante que es tener esta flexibilidad y como deben de manejar equipos diversos y ser incluyentes. Un equipo de todas las edades, empleados que son padres o madres, y aprovechar así el talento femenino.

Cada vez más mujeres salen a trabajar y aportan económicamente al sostenimiento del hogar y la educación de los hijos. Empresas tanto públicas como privadas deben facilitar este camino, quitar este famoso techo de cristal, para que toda mujer preparada pueda ocupar un puesto directivo que beneficie no solo a la empresa sino a la sociedad. Es tiempo que hombres y mujeres trabajemos juntos por el bien de todos.

LUCIA LEGORRETA DE CERVANTES. Presidenta Nacional de CEFIM, Centro de Estudios y
Formación Integral de la Mujer. cervantes.lucia@gmail.com www.lucialegorreta.com.
YouTube LuciaLegorretaOFICIAL. Lucy_Legorreta
lucialegorretadecervantes

RELACIONES CONYUGALES ENFERMAS NECESITAN DE TERAPIA
RELACIONES CONYUGALES ENFERMAS NECESITAN DE TERAPIA

Un matrimonio como cualquier cuerpo sano puede sufrir enfermedades. Así, como para el cuerpo, para una unión conyugal o de pareja enferma también existen terapias y médicos que en este caso son los terapeutas, psicólogos, consultores familiares o sacerdotes que pueden devolver la salud al matrimonio en crisis.

¡No hay que tenerle miedo a las terapias!  Cuando nos duele alguna parte del cuerpo no dudamos en acudir con un especialista, pero cuando se trata de nuestro matrimonio lo ponemos en duda.

En los últimos años el número de separaciones y crisis dentro del matrimonio han aumentado considerablemente, hasta el punto que muchas parejas tratan de buscar soluciones a sus problemas de comportamiento por medio de ayuda profesional.

Conviene aplicar en la vida matrimonial, dos consejos fundamentales de toda la medicina:  la prevención y la curación.

A veces la prevención consistirá en no tocar un tema espinoso, en otras ocasiones habrá que encontrar el momento adecuado para tender un puente.

Habrá otros momentos en los que será necesaria la intervención curativa. En algunas ocasiones bastará con una medicina sencilla:  un poco de silencio, ceder, pasar una notita escrita para pedir perdón, poner sobre la mesa algún tema difícil y doloroso para aclarar lo sucedido, aunque eso cueste tragar mucha saliva.

Otras veces, sin embargo, se exigirá una operación más profunda, habrá que recurrir al cirujano. Cortar, limpiar, añadir nueva sangre por medio de transfusiones, incluso realizar un trasplante de corazón para que el viejo, ya incapaz de amar por la pesada carga del aburrimiento o por rencores alimentados todos los días, reciba nuevos bríos.

Pueden darse situaciones en las que se piense, como última solución, la separación.    Pero, si seguimos con la analogía de la salud, veremos que esta medida es algo así como la aceptación de la muerte:   dejamos de buscar el difícil camino de la medicina para dejar que la enfermedad destruya lo poco sano que queda en pie.

Soy consciente que existen situaciones extremas que justifican una separación en el matrimonio, pero también he observado que son mucho más los casos que pueden salvarse con una adecuada intervención.

Hay terapias individuales y de pareja. El abordaje más común para los problemas de pareja, ha sido hasta ahora, la terapia individual:   terapia o análisis de cada uno en forma sucesiva por el mismo terapeuta, terapia realizada paralelamente por dos terapeutas (con consultas periódicas entre ellos) y ocasionales sesiones cuadrangulares, grupo terapia de pareja, cónyuges en grupos separados y terapia con la pareja y las familias de origen.

El Doctor Andolfi, especialista en el tema, afirma que hay tres pacientes:  el marido, la mujer y la relación, por eso la terapia puede enfocarse dinámicamente en uno o en otro.

Considera como meta de la terapia que acepten la existencia de expectativas irracionales sobre la relación derivada de la familia de origen (ideas falsas con las que se casaron), comprendan mejor al compañero, enfrenten sus propias necesidades, mejoren la comunicación, se gusten un poco más y hayan aprendido a afrontar los problemas que surgen entre ellos.

La mayoría de las personas que inician una terapia lo hace para cambiar a su pareja:  esperan el momento de contar a un profesional lo enferma, irreflexiva y descariñada que es su pareja.

En estos casos, no se acepta la sugerencia de que cada uno debe asumir la responsabilidad del cambio y el no encontrar al árbitro, suele ser un motivo frecuente de deserción.

La idea de cambiar al otro en general, no funciona. La única forma de cambiar al otro es cambiando uno mismo, porque al hacerlo, el otro debe cambiar necesariamente de conducta o actitud, al no poder ya responder a las conductas predecibles de la pareja.

Pero también existe un encubierto temor a que el otro cambie, porque podría no quererlo más.  Este es otro motivo para tratar a la pareja junta, de manera que puedan compartir el proceso.

Suele suceder que la mujer acude más fácilmente a terapia, mientras que el hombre no lo considera necesario. Como hemos mencionado, la terapia para que funcione debe de ser de ambos.

Si tu relación está enferma, no lo dudes ya acude a un especialista serio y ético.   Sino conoces a alguno, ponte en contacto conmigo y con mucho gusto te recomiendo a alguien. 

 

LUCIA LEGORRETA DE CERVANTES.  Presidenta Nacional de CEFIM, Centro de Estudios y Formación Integral de la Mujer.  cervantes.lucia@gmail.com www.lucialegorreta.comYouTube  LuciaLegorretaOFICIAL.   Lucy_Legorretalucialegorretadecervantes