Twitter response:

Imágenes

DISCUSIONES EN LA PAREJA: ¿ALEJAN O ACERCAN?

Seguramente has escuchado que nunca hay que irse a la cama enojados, que discutir fortalece la relación, o bien, que una pareja que discute con frecuencia está condenada al fracaso.

Lo importante es realmente a donde los lleva cada discusión, y si al hacerlo se alejan, o se acercan entre sí; si la relación se fortalece, o bien se debilita.

Somos dos personas diferentes en la forma de ser, educación y forma de pensar, por lo que discutir es algo inevitable.

Puede servir para exponer un tema que está causando problema y es mejor resolverlo; mostrar una inconformidad y hacer acuerdos; expresar un desacuerdo y tratar de entender y ser entendido por el otro.

Para mostrar los sentimientos y emociones de cada uno y que el otro los valore e irnos conociendo cada vez más; reparar una relación que se ha dañado; comunicarnos abiertamente, negociar y perdonarnos mutuamente.

Discutir y su resultado depende mucho de cómo se haga y de la intención real con la que se inicie una discusión.  Es importante que ambos muestren una actitud positiva y abierta, y de ser posible buscar el lugar, el momento y las circunstancias adecuadas.

Una discusión podría derivar en la comprensión y negociación de diferencias, o bien, podría irse por el camino de la generación de un problema, el desborde emocional, terminando en una pelea en la que uno ataca y el otro defiende.

Pelear en sí mismo, no ayuda a la gente a vincularse. Resolver problemas con soluciones en las que ambos estén de acuerdo, logra que la relación se fortalezca.

Veamos entonces: ¿una discusión en pareja aleja o acerca?  Estarán más unidos cuando se abre la posibilidad de la reparación, de conocer y comprender al otro, buscando el mejor acuerdo posible.

Los aleja, cuando se trata de demostrar al otro que se tiene la razón; cuando lo que se busca es dominar al otro; el objetivo es únicamente ganar todo argumento y menospreciar al que pierde.  O bien, aprovechar el momento para desquitarse, sacar a la luz resentimientos, situaciones o inconformidades del pasado, humillar y criticar al otro.

Una crisis bien resuelta, mediante una sana discusión, definitivamente hará que tu relación de noviazgo o matrimonio sea cada vez más sólida y fuerte.

 

LUCIA LEGORRETA DE CERVANTES.  Presidenta Nacional de CEFIM, Centro de Estudios y Formación Integral de la Mujer.  cervantes.lucia@gmail.com www.lucialegorreta.com

LO QUE LOS NIÑOS NO APRENDERÁN EN LA ESCUELA
LO QUE LOS NIÑOS NO APRENDERÁN EN LA ESCUELA

El título de este artículo hace referencia al nombre del gran libro 50 reglas que los niños no aprenderán en la escuela, de Charles Sykes, y que muchos niños y sobretodo jóvenes deberían de reflexionar y esperar de la vida.

Hablamos de los hijos tiranos, berrinchudos o con el llamado Síndrome del Emperador, alejados del mundo real, egoístas y sin compasión.

Reflexionemos como padres como estamos educando a nuestros hijos, y si eres joven, estas reglas pueden ayudarte a ser un hombre o mujer de bien en la sociedad.

Comparto contigo algunas de ellas:

-El mundo real no se preocupará por tu autoestima. Primer esperará a que logres algo.

– No vas a ganar $30,000 al mes al salir de la Prepa, No serás director ni tendrás un coche de la compañía.

– No te lo mereces.

– No importa lo que diga tu papá, no eres una princesa.

-No. No puedes ser todo lo que sueñas.

-¿Crees que tu maestro es duro? Espérate a tener un jefe. Cuando la riegues no te preguntará como te sientes.

-Tu ombligo no es tan interesante. No te pases la vida mirándolo.

-Quizá en tu escuela no has “ganadores y perdedores”. Pero en la vida, sí.

-Cuando te gradúes, no vas a competir con debiluchos.

-La humillación es parte de la vida. Enfréntala

– El trabajo básico no está por debajo de tu dignidad. Tus abuelos tenían un nombre para este: oportunidad.

-Tus papás y tu hermanito no te deben dar vergüenza. Lo que es vergonzoso es tu ingratitud y rudeza.

– Tus padres no eran tan aburridos. Lo que los hizo aburridos es el pagar tus cuentas.

– La vida no se divide en semestres y los veranos no son vacaciones.

– No es culpa de tus papás. Tu eres responsable de tus fallas.

– Fumar no te hace ver cool, te hace ver estúpido.

– No eres una víctima.  Déjate de quejarte.

– Algún dia tendrás que madurar y mudarte de casa de tus papás.

– Aprende a lidiar con la hipocrecía

– Se amable con los nerds, Puedes terminar trabajando para uno.

– No eres inmortal

– Ve a la gente a los ojos cuando los conozcas

– No eres el primero ni el último que está viviendo lo que estás viviendo.

– No dejes que te deprima el éxito de otros

– No eres perfecto, y no tienes que serlo.

– No olvides decir gracias

– La vida NO es justa, acostúmbrate,

 

Suenan duras estas reglas, pero son totalmente ciertas y con la mejor de las intenciones:  trata de vivirlas y serás más feliz.

 

 

 

LUCIA LEGORRETA DE CERVANTES.  Presidenta Nacional de CEFIM, Centro de Estudios y Formación Integral de la Mujer.  cervantes.lucia@gmail.com www.lucialegorreta.comYouTube  LuciaLegorretaOFICIAL.    Lucy_Legorretalucialegorretadecervantes

EL SENTIMIENTO DE CULPA EN LA MUJER
EL SENTIMIENTO DE CULPA EN LA MUJER

Si eres mujer seguramente estarás de acuerdo en el título de esta reflexión, y si eres hombre te invito a saber porque sucede.     

Las mujeres de hoy tenemos que dividirnos entre nuestra familia, el trabajo y nuestra persona; por naturaleza tendemos a vivir con un sentimiento de culpabilidad constante de que no estamos cumpliendo del todo nuestras responsabilidades.  

Es por eso que hoy quiero compartir contigo algunas recomendaciones y consejos prácticos que te ayudarán a elaborar un proyecto familiar, a lograr el equilibrio para quitarte esa culpa que tanto nos agobia en la familia, en la empresa y con nosotras mismas.

  • Tienes que creértelo: creer en ti misma, saber que eres única, que tienes la capacidad y el talento para lograrlo;  trabaja en hacer a un lado paradigmas y patrones culturales.
  • Delega:  lo mismo que haces en el trabajo hazlo en casa, delega actividades del hogar con tu pareja, hijos, familiares y con quien te ayuda en la casa.   No trates de hacerlo todo porque te va a desgastar.
  • Usa la tecnología: aprovecha el celular, internet, correo electrónico, mensajes, igual que lo haces para la oficina, haz tus pagos de casa, luz, gas, teléfono o colegiaturas por internet, te ahorrarán mucho tiempo que puedes aprovechar con tu familia.
  • Utiliza la agenda: anota todas tus actividades, desde la cita con tu cliente o jefe hasta el festival escolar o la cita con el pediatra.   Esto te permitirá programar tus actividades con anticipación.
  • Programa tu día: trata de llegar diario a la oficina antes del horario de entrada, anota el programa de tus actividades del día, esto evitará que solo las tengas en la cabeza agobiándote, con el riesgo de olvidar realizar alguna importante.
  • Crea redes de apoyo: crea alianzas con otras mamás de los compañeros de tus hijos, te apoyarán a recoger a tu hijo cuando a ti se te complica porque se alargó la junta o tienes que entregar un informe a última hora.
  • Respira antes de llegar a casa: las mujeres tendemos a llevar los problemas y el estrés de la oficina a casa, aprende a separar, respira antes de llegar, si es necesario y seguro, quédate un minuto en el coche o fuera de casa pensando en lo maravilloso de llegar al hogar y ver a tu familia.
  • Disfruta el momento y deja los pendientes en el escritorio: si estás en la fiesta de tu hija o haciendo la tarea con otro, vive esa experiencia y deja a un lado lo que mañana podrás hacer en la oficina.
  • Vive conscientemente y en salud cada momento.   Si tienes dos horas para comer con tus hijos, diseña dinámicas para que todos cooperen, trabajen y disfruten el estar juntos, asigna tareas divertidas como poner la mesa o hacer el agua.     Además de integrarlos como familia, aprenden el trabajo en equipo.
  • Presume tu trabajo: siéntete orgullosa y presume los éxitos  pequeños y grandes tanto en la oficina como en tu casa.   ¡Promueve el respeto por esas pequeñas-grandes cosas!
  • Comparte con tu familia tus logros: participa a tu esposo e hijos esos grandes éxitos que has logrado, se sentirán orgullosos de ti y comprenderán porqué muchas veces llegas tarde a casa.   Si tienes una hija, aprenderá con el ejemplo todo lo que puede lograr como mujer.
  • Date tiempo a ti misma.   Las mamás que trabajamos, de manera inconsciente, pensamos en todos menos en nosotras mismas.    Date tiempo para ti, reúnete de vez en cuando con tus amigas, vete de compras, consiéntete en el salón de belleza, no olvides tus revisiones médicas y algo importante, dale tiempo y alimenta la relación con tu pareja.
  • Pide ayuda.   Si te sientes agobiada, rebasada y no puedes sola con la carga ¡pide ayuda!, busca el apoyo de un profesional o de una buena amiga.   No estás sola, desarrolla una red de apoyo.  

Debemos estar conscientes de los desafíos que tenemos como mujeres y buscar soluciones que nos permitan progresar en todas las áreas de nuestra vida:  la familia, el trabajo, relaciones, salud, bienestar material y la espiritualidad.

Se requiere para ello elaborar un proyecto personal, familiar y de pareja, un proyecto de vida que nos haga mujeres exitosas plenas.

¿Qué tanto tienes arraigado este sentimiento de culpabilidad?  Te invito a seguir estas recomendaciones y dejar la culpa a un lado y gozar cada momento de tu vida.  

 

LUCIA LEGORRETA DE CERVANTES.  Presidenta Nacional de CEFIM, Centro de Estudios y Formación Integral de la Mujer.  cervantes.lucia@gmail.com www.lucialegorreta.comYouTube LuciaLegorretaOFICIAL.   Lucy_Legorretalucialegorretadecervantes

MITOS Y REALIDADES SOBRE LA VIOLENCIA.
MITOS Y REALIDADES SOBRE LA VIOLENCIA.

Hablar de violencia nunca es fácil, pero si necesario.   Vivimos en un país en que tristemente 63 de cada 100 mujeres de 15 años y más han padecido algún incidente de violencia por su pareja u otra persona.

Y más triste aún es saber que la violencia de padres contra hijos afecta al 40% de las familias mexicanas.

Ahora bien, no todo lo que se dice o escuchamos sobre violencia es cierto.   Es por ello que hoy quiero compartir los principales mitos y realidades que existen en torno a ella, y que probablemente tu o alguien cercano los está viviendo:

  • La violencia familiar se da en familias de escasos recursos:    En todas las clases sociales sin importar raza, religión o formación profesional se dan episodios de violencia.
  • La conducta violenta es natural del ser humano:   Se dice que algunas personas son violentas desde que nacen:   ¡esto no es cierto!

Por naturaleza tendemos al bien y no al mal.    Se han realizado estudios en niños muy pequeños, y cuando alguno de ellos llora o se cae, los otros de inmediato lo ayudan.   La violencia es algo que se aprende:

  • a través de la cultura
  • de las instituciones
  • de la familia
  • escuela
  • de las comunidades
  • y de los medios de comunicación.

La violencia intrafamiliar es un asunto privado que no le importa a nadie más: FALSO

Únicamente 14 de cada 100 hogares donde hay violencia solicitan ayuda, y en el 70% se repiten los actos violentos.

Cualquier acto que dañe la integridad física o psicológica de una persona sea fuera o dentro de la familia tiene que ser denunciado y se debe buscar ayuda.

El valiente vive hasta que el cobarde quiere.

  • Es mejor que aguanten si tienen hijos, ya que los pueden dañar:

Una convivencia familiar violenta daña el desarrollo, conductas y salud de la misma familia.

  • A algunas mujeres les gusta que les peguen, sino se marcharían:     Vuelven porque no tienen solvencia económica, por temor, miedo a perder a sus hijos y otras razones, pero a ninguna mujer le gusta que la lastimen.
  • Es necesario el castigo como parte de una buena educación. Hay que pegarles sino no entienden:    La violencia daña más de lo que pensamos, si los hijos la sufren de pequeños es muy probable que repitan esta conducta con su propia familia en el futuro.
  • Las agresiones físicas son más peligrosas que las psíquicas: TOTALMENTE FALSO.    Son igual o más dañinas.  La mujer y los hijos pierden su autoestima y la capacidad de decidir por si solas.
  • El agresor es un enfermo, no es culpable de lo que hace:    En hombre puede sufrir tensiones, irritabilidad, ser explosivo y perder el control mediante agresiones o insultos, pero esto no significa que está enfermo y que no es culpable.     Generalmente se presentan estas explosiones y después viene el arrepentimiento, promete no volver a hacerlo, se le perdona y al poco tiempo vuelve a explotar.
  • La mujer es la que provoca la agresión:

Se dice que la forma en que se viste, habla o actúa es   signo de provocación, ¡no hay justificación alguna para un acto de violencia!

  • Son incidente derivados por una perdida de control momentánea:     ¿Sabes porque?

 

La violencia es un círculo.  No es producto de un problema ocasional, ya que con ésta no desaparece el problema.    Y muy importante:   es una cadena:   el papá llega cansado, irritado, enojado:   es violento física o verbalmente con la mamá.

Esta queda devaluada y dolida, y en muchas ocasiones se desquita con los hijos:  les grita, golpea o regaña. ¿Que pasa con estos niños?

Esta tensión vivida en casa la llevan al día siguiente y los demás días a la escuela:  son agresivos con sus compañeros y maestros.  Nunca termina, es un círculo que crece cada día más.

El maltrato es un hecho aislado: TOTALMENTE FALSO.  Va acompañado de otras situaciones.

Y la última gran realidad es que la principal causa de violencia es el alcoholismo y la drogadicción.   Al no tener control sobre si mismos recurren a actos violentos.

Te pido que reflexiones sobre estos mitos, que no te dejes llevar por ellos, y qué si estás viviendo una situación de violencia, de inmediato busque ayuda con alguien cercano o un profesional.

Recuerda: el valiente vive hasta que el cobarde quiere.

 

LUCIA LEGORRETA DE CERVANTES.  Presidenta Nacional de CEFIM, Centro de Estudios y Formación Integral de la Mujer.  cervantes.lucia@gmail.com www.lucialegorreta.comYouTube  LuciaLegorretaOFICIAL.    Lucy_Legorretalucialegorretadecervantes

APRENDER A TENER PACIENCIA.
APRENDER A TENER PACIENCIA.

Estoy convencida de que una de las virtudes que hemos olvidado como sociedad es la de la paciencia. La gran velocidad a la que se mueve el mundo, hace más difícil que podamos ser pacientes, y la falta de ella puede poner en riesgo nuestras metas. 

La paciencia permite vivir en el tiempo sin maltratarlo, ni perderlo, ni romperlo. Nos enseña a saber esperar y es una de las mayores conquistas como ser humano.  Nos enseña a saber aguantar la demora con tranquilidad. Perder la paciencia, quiere decir que no sabemos vivir con el tiempo de los demás ni con el nuestro. 

 Es una virtud que como padres debemos inculcar a nuestros hijos.  Hará que estos aprendan a valorar el transcurso natural de tiempo y respetar al prójimo.  Es una forma en la que los hijos logran enfrentar situaciones y obstáculos. 

La paciencia es básica para que nos definamos y nos propongamos objetivos y metas. 

La paciencia es un aliado más para eliminar el impacto que tiene sobre nosotros el gran enemigo de la actualidad: el estrés.  Ser paciente ayuda a chicos y grandes a eliminar tensiones y malestares o incomodidades que llegan cuando hay una complejidad frente a nosotros mismos.

A su vez, la paciencia puede ayudar a que se forjen otras virtudes, tales como la solidaridad, el respeto, la templanza, la empatía y la perseverancia.

Consejos para promover la paciencia en tu vida:

  1. Detecta qué es lo que te hace perder la paciencia. Autoanalízate y determina cuáles son aquellas cosas o situaciones que te generan esta sensación.  Al conocer sus causas, tendrás más herramientas para enfrentarlas, eludirlas y, eventualmente eliminarlas. 
  2. Reconoce que no tienes control sobre todo.  Comprende que hay cosas que no puedes controlar y que si te quejas o enojas saldrás perdiendo.
  1. Disfruta del momento. Concibe cada momento en tu día como una oportunidad de pasar un rato placentero.  Concéntrate y disfruta el tiempo presente.
  1. Ve el lado bueno de la impaciencia. Esta no tiene por qué ser exclusivamente negativa. La inquietud puede ser el impulso inicial que despierte un proceso creativo. Cada vez que te impaciente algo, deja volar tu imaginación.
  1. Busca formas alternativas de descargar tu ansiedad. Es importante que tu cuerpo y tu mente liberen el estrés y la ansiedad. Realiza algún tipo de ejercicio físico o actividades que te ayuden a estar más tranquilo.
  1. Evade la lógica de la inmediatez. Entiende que la vida es un proceso que implica constantes cambios. La felicidad instantánea no existe. Conseguirla requiere de esfuerzo, constancia y de la habilidad para equivocarse y no tener miedo a volver a intentar. 

Normalmente queremos que todo ocurra rápido, pero perdemos de vista que resolver las dificultades cotidianas de manera desesperada sólo brinda soluciones superficiales que, en poco tiempo, pueden generar problemas mayores. 

¿Qué tan paciente eres?  ¿Qué tan impaciente eres? Recuerda, que las metas, objetivos y sueños se logran poco a poco, con perseverancia y muchísima paciencia.

LUCIA LEGORRETA DE CERVANTES.  Presidenta Nacional de CEFIM, Centro de Estudios y Formación Integral de la Mujer.  cervantes.lucia@gmail.com www.lucialegorreta.com.  YouTube   LuciaLegorretaOFICIAL.     Lucy_Legorreta lucialegorretadecervantes

NAVIDAD: ¿felices o no tan felices fiestas?
NAVIDAD: ¿felices o no tan felices fiestas?

Las fiestas de Navidad y fin de año significan días de descanso, brindis, cenas, regalos y reencuentros con familiares y amigos.    Son la celebración de todo lo bueno vivido durante el año, los logros obtenidos y el crecimiento experimentado. 

Sin embargo, muchas personas se entristecen a tal grado que prefieren alejarse de los demás; o bien, por otras razones, deciden no unirse a los festejados.

La Dirección General de Salud Mental de la Secretaría de Salud reporta que durante los últimos y los primeros días de cada año se incrementan los casos de depresión y suicidio en México.

Entre los factores que inciden en esta tendencia están los de “tipo biológico, los sociales, antecedentes personales y los que son producto de acontecimientos de la vida como el cambio de año”. Existe también la llamada depresión estacional o trastorno afectivo estacional, que es la causada por la falta de luz natural en el invierno.   

Existen otras causas que provocan que no todas las personas perciban como gratos estos festejos, tales como:

  • Diferentes creencias religiosas:  que los lleven a querer festejar de forma diferente.
  • Pérdida de un familiar por muerte, separación o por viaje, sobre todo si sucedió durante el año que está por terminar.
  • Problemas financieros y-o pérdida de empleo.
  • Conflictos y disgustos con los familiares, o con los que habitualmente se realizan las reuniones.
  • Considerar estas fechas como sólo un producto del consumismo.
  • Temperamento y personalidad que llevan a algunas personas a abstenerse de los festejos por sentirse incómodas en ellos.
  • Vacío existencial por metas y objetivos personales o profesionales no cumplidos.
  • Es estrés que genera dar regalos y el gasto implícito; las multitudes en los centros comerciales y la presión de agradar a los seres queridos.
  • El constante bombardeo de los medios de comunicación por fomentar la unión familiar, la comprensión, la paz y muchos aspectos no se siempre se pueden o desean conseguir.

Todo festejo voluntario tiene sentido y es gratificante mientras no sea forzado.   Lo esencial es respetar las decisiones de quienes no quieren convivir.

Algunas sugerencias para este diciembre e inicio del año:

  • Asume expectativas realistas acerca de ti y de los demás.  
  • No accedas a más de lo que realmente puedas hacer y no permitas que otros te impongan demasiadas exigencias.
  • Elabora un plan para esta época y organiza actividades agradables y diferentes.
  • Comparte lo que sientes con los demás.
  • No permitas que las celebraciones interfieran con tu rutina de alimentación, ejercicio y descanso.
  • Evita consumir bebidas alcohólicas en exceso.
  • Simplifica tus tradiciones y mejor goza los momentos.
  • Sino tienes con quien compartir las fiestas, ofrece tu ayuda como voluntario y ayuda a otros.
  • Fíjate en lo bueno de la vida, en tus bendiciones y cultiva el espíritu de agradecimiento.

Con todo mi cariño te deseo que tengas una muy feliz Navidad agradeciendo cada momento que compartimos juntos durante este año.   ¡Un fuerte abrazo y lo mejor para ti y tu familia!

LUCIA LEGORRETA DE CERVANTES.  Presidenta Nacional de CEFIM, Centro de Estudios y Formación Integral de la Mujer.  cervantes.lucia@gmail.com www.lucialegorreta.com.  YouTube   LuciaLegorretaOFICIAL.     Lucy_Legorreta lucialegorretadecervantes

LA MÚSICA EN NUESTRA VIDA
LA MÚSICA EN NUESTRA VIDA

¿Te has puesto a pensar el papel que juega la música en tu vida?  Es un arte que nos acompaña y que ha dejado rastros de su presencia desde las primeros pasos del ser humano sobre la tierra.

Nos acompaña en todo momento: mientras trabajamos, nos transportamos, en nuestro hogar o con los amigos.

La música tiene un gran poder en el ser humano porque lo conecta con su faceta espiritual. Se interpreta con instrumentos y se escucha con los oídos, pero va mucho más allá de ondas sonoras.

Es por ello, que hoy quiero compartir contigo los grandes beneficios que nos da el integrar la música a nuestra vida diaria, basados en diversas investigaciones:

  • La música te hace más feliz: ya que tu cerebro segrega dopamina, el neutrotrasmisor encargado de la felicidad.
  • Mejora tu rendimiento físico: está comprobado que quien corre o anda en bicicleta con música, pueden llevar a un nivel superior su rendimiento.
  • Reduce el estrés y mejora la salud: escuchar la música que te gusta disminuye los niveles de cortisol, la hormona producida por el estrés, que a su vez genera muchas de nuestras enfermedades.
  • Ayuda a dormir mejor: gran cantidad de personas sufren de insomnio. Estudios han demostrado que quienes escuchan música clásica 45 minutos antes de dormir, lo hacen mucho mejor.
  • La música reduce la depresión: música clásica o tranquila puede beneficiar a los pacientes con síntomas depresivos.
  • Te ayuda a comer menos: un estudio de la Universidad de Georgia demostró que suavizar la iluminación y la música mientras las personas comen, los lleva a consumir menos calorías y a disfrutar más sus comidas.
  • Mejora tu humor mientras manejas: estudios han demostrado que escuchar música tranquila y que te guste reduce el mal humor para llegar a tu destino.
  • Fortalece la memoria y el aprendizaje: te puede ayudar a aprender y a recordar información.
  • La música relaja a los pacientes antes y después de una cirugía y disminuye su ansiedad.
  • Reduce el dolor: en la Universidad de Drexel, Phil., se encontró que la musicoterapia reduce el dolor más que los tratamientos estándares de cáncer en los pacientes. Una vez más: clásica, tranquila y que le guste a la persona.
  • Ayuda a los pacientes de Alzheimer a recordar: pueden recordar quienes son poniéndoles su música favorita.
  • La música ayuda a la recuperación de pacientes que sufrieron accidentes cerebrovasculares
  • Las lecciones de música incrementan tu coeficiente intelectual y tu rendimiento académico
  • La música mantiene tu cerebro saludable en la tercera edad, tanto tocar un instrumento como escucharla.

Seguramente has escuchado del llamado efecto Mozart, a la serie de beneficios que produce el hecho de escuchar la música compuesta por este gran compositor.

Ya sea a Mozart o a otros compositores, te invito a escuchar cada día música clásica, tranquila, que te guste y te lleve a aprovechar de esta gran cantidad de beneficios que se han comprobado mejoran la calidad de tu vida.

La música es un lenguaje universal de comunicación entendido por todos que conecta los continentes y supera distancias y culturas.  ¡Disfútala y hazla parte de tu vida!

LUCIA LEGORRETA DE CERVANTES.  Presidenta Nacional de CEFIM, Centro de Estudios y Formación Integral de la Mujer.  cervantes.lucia@gmail.com www.lucialegorreta.comYouTube  LuciaLegorretaOFICIAL.    Lucy_Legorretalucialegorretadecervantes

Las Caras del Egoísmo
Las Caras del Egoísmo

Aunque la connotación que le damos al egoísmo es negativa, quiero decirte que es algo necesario en nuestras vidas. Es por ello que hoy, vamos a analizar las diferencias entre las formas de egoísmo para disfrutar de las relaciones con los demás.

Al pensar pensar en una persona egoísta, se nos viene a la mente alguien que presta demasiada atención a sus propios deseos, necesidades y bienestar y no toma en cuenta a los demás.

Las conductas egoístas se describen como inmorales, ya que una buena persona piensa en los otros primero: si quieres ser feliz en tu vida, ayuda a alguien. Es considerado como uno de los peores defectos del ser humano.

Sin embargo, hay otra clase de eogísmo que no busca el propio placer a cualquier coste, sino cubrir las propias necesidades, para desde nuestro bienestar, poder ser útiles a los otros.  Estas son las razones para fomentar el llamado egoísmo en positivo que:

  • Mejora las relaciones sociales: contrariamente a lo que se pueda pensar, mirar por los propios intereses clarifica las relaciones con los demás. La gente tiene más dificultades para manipularte o aprovecharse de ti, si eres egoísta. Establecer límites significa saber donde termina tu espacio, y donde comienza el de la otra persona.
  • Facilita el vínculo sentimental: dado que respetar prioridades es un signo de madurez, las relaciones sentimentales que funcionan no son las que dos medias naranjas tratan de llenar lo que les falta, sino las de dos naranjas enteras. Es decir, dos adultos maduros que cuidan de sí mismo como tales y saben disfrutar del otro.
  • Potencia el liderazgo en el entorno laboral, ya que la persona es segura de si misma y no quiere renunciar a sus objetivos.
  • Beneficia la salud: escuchar las propias necesidades implica también cuidar del cuerpo, de las horas de sueño, alimentación, ejercicio, etc.
  • Promueve la felicidad: si eres consciente de lo que eres, de lo que te gusta, y aprendes a comunicarlo a los demás, serás una persona más dichosa. Ponerte en primer lugar, no es una cualidad negativa, es tu obligación para cuidar de ti mismo y obtener lo que necesitas para darlo a los demás.

La otra cara del egoísmo positivo es el egocentrismo, que es malo tanto para la persona como para quienes la rodean. La persona vive metida tanto en sí misma, es incapaz de empatizar con quienes le rodean. El ego ocupa tanto espacio que apenas se deja sitio para los demás.

Esta cara del egoísmo lleva a la persona a construir una personalidad victimista y reactiva, quejándose o culpando siempre a algo o a alquien cuando las cosas no salen como uno esperaba.  Esto tiene como consecuencia grave una sensación de vacío e insatisfacción, y por lo tanto de infelicidad.

Etimológicamente, la palabra egoísta procede del latín ego, que significa YO.  Lo cierto es que ser egoístas no es bueno ni malo, es necesario. Necesitamos pensar en nosotros mismos para sobrevivir física y emocionalmente.

Y de esta manera, estar preparados para dar lo mejor de nosotros a los demás.

 

LUCIA LEGORRETA DE CERVANTES.  Presidenta Nacional de CEFIM, Centro de Estudios y Formación Integral de la Mujer.  cervantes.lucia@gmail.com www.lucialegorreta.comYouTube  LuciaLegorretaOFICIAL.    Lucy_Legorretalucialegorretadecervantes

 

REACCIONES ANTE LA INFIDELIDAD
REACCIONES ANTE LA INFIDELIDAD

De las situaciones más duras y difíciles que una pareja puede afrontar es la de la infidelidad, y tristemente cada vez más común. Hoy quiero platicar contigo las diferentes reacciones que puede tener un hombre o una mujer al descubrir una infidelidad por parte de la persona amada.

PERDIDA DE INOCENCIA:
Cuantas veces pensamos o decimos: mi pareja nunca me engañará. Estimamos que la probabilidad de ser víctimas de un suceso desagradable es menor que la de otras personas. Tenemos tendencia a sentirnos invulnerables. Y en el tema de la pareja, también. Por eso cuando uno se entera del engaño, el golpe es tan duramente inesperado y te das cuenta que ese amor no era tan especial. Se mira a la pareja y no se le reconoce, miras hacia atrás y no sabes que ha sucedido; todo cambia. Se lástima el ego.

INTERPRETACIONES SIMPLISTAS:
Los humanos necesitamos entenderlo todo. La infidelidad es compleja y encierra muchas emociones. Queremos entender el porqué, y esto no es fácil. A veces ni el propio infiel sabe porqué lo ha hecho. Queremos encontrar la lógica en el mundo emocional y ahí no la hay.

Una de las explicaciones simplonas que se da a la infidelidad es la falta de amor. El amor y la fidelidad no siempre van de la mano. Así que debemos valorar y sopesar la importancia que se le da a los dos aspectos por separado.

CULPA.
La mente también nos lleva a buscar un único responsable. A veces se acusa al infiel; otras, a la tercera persona, y otras, a uno mismo. La infidelidad no duele sólo por el engaño, oscurece porque levanta una tapa que deja salir muchos complejos y situaciones ocultas. A quienes rápidamente buscan a otra persona o perdonan a quien les ha engañado al instante, sienten prisa por tapar lo sucedido y desaprovechan la ocasión para mirar hacia dentro de uno mismo y aprender de lo sucedido.

LA REVANCHA.
Una reacción ante el engaño es la venganza. Pagar con la misma moneda. No son pocos los engañados que se lanzan a buscar un amante para desquitarse. En el fondo la estafa se siente no tanto porque la pareja se ha ido con otra persona y nosotros no, sino porque el/ella ha sido feliz, mientras la otra persona cuidaba la relación. La mejor venganza NO es ir a buscar un sustituto, sin ser felices.

PARANOIA Y ESPIONAJE.
Al darse cuenta que la persona que se tiene delante es capaz de mentir, se enfoca la realidad de forma distinta. Se puede vivir una paranoia; controlar se puede convertir en una obsesión. Aunque la pareja prometa no volver a ser infiel, la vigilancia eterna es una opción que nos convertirá en desgraciados. La única salida es la confianza…no en la otra persona, sino en nosotros mismos. Confiar en que, si en el futuro vuelve a engañar, sabremos afrontarlo. En lugar de invertir en estrategias de vigilancia, la mejor salida es hacerlo en uno mismo, en las fortalezas de cada uno.

FORTALECIMIENTO.
Cuando el acercamiento es sincero, la relación, lejos de romperse, ser fortalece, siempre y cuando esta nueva proximidad se riegue para que no quede en un mero espejismo.

EL PERDON.
Es el único final feliz de una infidelidad. Perdonar no significa forzosamente reconciliarse. Se puede perdonar y seguir; se puede perdonar y romper. Disculpar significa hacerse un regalo a uno mismo, el mejor regalo que nos podemos dar. Quitarse el resentimiento de encima. Resentimiento es volver a sentir, acordarme una y otra vez. El resentimiento no superado convierte a la infidelidad en un dolor crónico. Perdona significa pasar la página. No es algo que se pueda hacer instantáneamente. El dolor inicial no lo quita nadie. Para superar el resentimiento, para pasar la página, se debe subir un escalón, hay que mirar la situación desde más arriba. Comprender la naturaleza humana y asumirla. ¿Y por qué no? Pedir ayuda espiritual y profesional para poder perdonar sinceramente a esa persona y poder continuar la vida juntos. No es fácil superar una infidelidad, pero con el perdón estoy convencida de que puede lograrse. Conozco a parejas que lo han logrado y ahora son felices.

LUCIA LEGORRETA DE CERVANTES. Presidenta Nacional de CEFIM, Centro de Estudios y Formación Integral de la Mujer. cervantes.lucia@gmail.com www.lucialegorreta.com. YouTube LuciaLegorretaOFICIAL. Lucy_Legorreta
lucialegorretadecervantes

LOS JEFES “INDESEABLES”
LOS JEFES “INDESEABLES”

Leí esta frase de Charles Maurice muy cierta:  Es más temible un ejército de cien corderos guiado por un león, que un ejército de cien leones guiados por un cordero.

 

Una reconocida firma de consultoría realizó una encuesta entre profesionales para que calificaran a sus directivos, y entre los modelos de líderes más criticados estaban los siguientes.

  1. El irrespetuoso y prepotente: es aquel que humilla a sus empleados en público, se expresa a gritos y es vanidoso. Esta clase de dirigente consigue mantener el orden, pero no inspira ni motiva a sus subordinados.
  2. El que no escucha: bastante común.  No se puede dialogar con él o ella porque solo se escucha a sí mismo.  A menudo vive las aportaciones de su equipo como un peligro para su gestión.
  3. El que es incapaz de apoyar a su equipo. Por miedo o por falta de personalidad, da la espalda a sus empleados cuando los debe defender ante un gran sentimiento de desazón en el grupo.
  4. El que se cierra en su oficina. No le gusta relacionarse con los empleados y, cuando habla, parece que lo hace en otro idioma. Vive en un mundo de cifras o abstractos objetivos, lejos de la realidad de su equipo.
  5. El que no sabe lo que quiere. Es un depredador terrible para el equilibrio psicológico de su gente, el líder que cambia constantemente de opinión o no da instrucciones claras arrastra a los suyos hacia la deriva.
  6. El líder blando: quiere quedar bien con todo el mundo y no se enfrenta a los conflictos, lo que genera desánimo y frustración en su equipo.  Hay apatía de los empleados, fricciones entre ellos, sentimiento de inutilidad y de pérdida de tiempo, lo que conduce a aplicar la ley del mínimo esfuerzo.   Los problemas no solo los evita, sino que los retrasa.

El liderazgo efectivo es el jefe que actúa como un entrenador que dirige así a su equipo:

  • Trasmite unos objetivos comunes y un estilo claro que da identidad.
  • Escucha a cada uno de los jugadores y se asegura de que entienden el funcionamiento del sistema. Aprovecha sus virtudes individuales para el juego colectivo.
  • Actúa de juez ante cualquier conflicto que se desata en el grupo y procura que no salga del vestidor.
  • Cuando uno de los jugadores es irrecuperable y afecta el rendimiento general, lo aparta para que no intoxique el tono general del equipo.

 

Los extremos son malos, pero más que ser un jefe duro o blando con sus empleados, se debe hablar del líder justo o injusto. No sirve de nada un líder blando pero injusto; a la mayoría de los empleados no les importa que su líder sea duro, siempre que proceda con justicia y dé a cada uno lo que le corresponde.

La clave es actuar con justicia y reconocer los méritos de los demás.   Establecer un objetivo común y volar todos en la misma dirección. Esta es una lección que no solo debe aplicarse a los jefes o jefas con empleados.   También los papás debemos ejercer una autoridad motivadora e inteligente con nuestros hijos.

¿Eres un buen jefe?   ¿Tienes un jefe indeseable?.  Y pregúntate muy sinceramente: ¿eres buen papá o más bien un papá indeseable?

 

LUCIA LEGORRETA DE CERVANTES.  Presidenta Nacional de CEFIM, Centro de Estudios y Formación Integral de la Mujer.  cervantes.lucia@gmail.com www.lucialegorreta.comYouTube  LuciaLegorretaOFICIAL.    Lucy_Legorretalucialegorretadecervantes